Tradicionalmente, el consejo que le dan a los nuevos empresarios es que descubran qué quieren hacer, quién es la competencia, cuáles son los costos de operación, los ingresos y las ganancias, y cómo van a financiar la empresa. Pero todas estas cosas no son en realidad lo más importante.

Escucha este episodio de Visión y Liderazgo Empresarial para aprender cinco consejos que te pueden servir para comenzar un negocio o lanzar un nuevo producto.

Descarga el mp3 (clic derecho)

Como emprendedor, yo he comenzado cinco empresas diferentes y he aprendido muchísimo de mis errores. Y por eso mismo, tengo la autoridad para hablar de este tema.

 

He aquí cinco consejos que te pueden servir para comenzar un negocio o lanzar un nuevo producto.

 

1. Saca tu producto

Lleva tu producto o servicio al mercado, ponle un precio alto (es más fácil bajar el precio después que subirlo) y mira si alguien lo quiere comprar.

Antes de hacer proyecciones y cálculos de costos y ganancias, tienes que salir y probar que la gente quiere en realidad lo que estás vendiendo. Si no es así, olvídate, no hay ningún negocio.

2. No pierdas el tiempo escribiendo un plan de negocios

Escribir un plan de negocios es tratar de adivinar el futuro, pintando una imagen espectacular de la empresa sin siquiera saber si el producto es viable. Otro problema del plan de negocios es que nos da la falsa impresión de que sabemos todos los detalles de lo que va a pasar, lo que nos puede impedir ver nuevas oportunidades y peligros que no están escritos en el plan.

En vez de hacer un plan de negocios de 20 páginas que nunca se va a seguir (seamos francos), yo recomiendo un plan estratégico de sólo 2 páginas.

3. Determina tu margen de utilidad

¿Cómo? Ya lo dije antes. Empieza. Vende el producto o servicio lo más caro que puedas, bien arriba de su margen mínimo de ganancia. Un cliente de una empresa con la que trabajé en Estados Unidos, tenía un producto que le costaba 35 centavos de dólar para producirlo y mercadearlo. Esos eran sus costos básicos. Lo que hizo fue que produjo unas cuantas unidades y las ofreció a $8.50 cada una, pero no se vendieron. Durante los dos meses siguientes empezó a jugar con el precio hasta que llegó a dos unidades por $6.50 y ahí sí, empezó a vender muchísimo. Ya sabiendo que sus márgenes eran grandísimos, podía determinar que el negocio era muy rentable. Haz tú lo mismo.

4. No prestes dinero

Nunca tomes dinero externo a menos que no tengas ninguna otra opción.

El 84% de las 500 compañías más grandes del mundo, según la revista Fortune, nunca usó dinero de capital emprendedor ni otra financiación externa. Eso de que se necesita dinero para crecer un negocio es un mito. Los inversionistas profesionales nos quieren hacer creer que es así, pero es porque ellos quieren que la empresa crezca muy rápido, para luego venderla y llevarse las ganancias. Pero tú puedes crecer tu negocio lentamente, sin necesidad de venderle tu alma a otra persona.

5. No te preocupes por tu competencia

La peor competencia está en nuestra mente. Para ser exitoso no necesitas mirar lo que están haciendo tus competidores. Haz algo único y creativo y enfócate en tus clientes, en lo que ellos necesitan. Vivimos en un mundo de abundancia donde hay suficiente para todos. Y perder el tiempo imitando a los competidores, es el camino más corto hacia el fracaso empresarial.

Una buena empresa no comienza con mucho pensar y analizar. Tampoco con un análisis de la competencia o una reunión de inversionistas.

Si miramos empresas como Hewlett & Packard, Apple, Google y Facebook, vemos que ellos nunca hicieron ninguna de esas cosas cuasi-académicas que le enseñan a los administradores de empresas en la universidad.

Hewlett y Packard, por ejemplo, empezaron vendiendo un oscilador de audio. Como eso no vendió, se inventaron otras cosas y así por varios años, hasta que encontraron el producto que sí vendió y ahora son una multinacional de tecnología.

Así que saca tu producto, deja de planear ahora mismo y ve a vender tu producto o servicio rápidamente, sin gastar mucho, y a una escala pequeña. Esa es la mejor forma de empezar un negocio.

Share This