“El mejor momento para plantar un árbol es hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora.”
– Proverbio chino

La mayoría de la gente permite que la vida simplemente les pase. Flotan. Esperan. Reaccionan. Y para el momento en que una gran parte de su vida se ha esfumado se dan cuenta que debieron haber sido más proactivos y estratégicos.

Los resultados no vienen de la esperanza, sino de ser intencionales. Debemos entender algunas cosas para crecer personalmente:

  • El crecimiento personal no es automático
  • El momento para empezar es ahora
  • Está bien cometer errores
  • No necesitas sentirlo o estar inspirado
  • No va a ser fácil

Para alcanzar tus metas debes tomar decisiones con base en el lugar donde quieres llegar y no en tu estado actual. Las recompensas requieren riesgos. Si estás en un trapecio de circo, debes soltarlo para poder llegar al otro lado. ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo, energía y dinero?

Hace algunos años aprendía algo importante: los planes malos ejecutados violentamente muchas veces obtienen buenos resultados. Lo importante es hacer algo. Ahora mismo.

No se trata de qué tan bueno es tu plan, pero qué tan comprometido estás con el plan que tienes. Ejecuta ahora y perfecciona a medida que avanzas.

Toma nota de estos tres principios:

  1. Pon el plan en producción lo más pronto posible.
  2. Ejecútalo “violentamente” (o en términos de negocios, con abandono/compromiso completo y total).
  3. Perfecciona a medida que avanzas.

Pero esto es lo que usualmente hacemos:

  1. 
Pensamos en el plan por siempre y no lo ejecutamos, o
  2. Lo implementamos inmediatamente pero nunca aprendemos nada ni lo mejoramos. Debemos tomar la retroalimentación que el mundo a nuestro alrededor nos da constantemente y hacer ajustes al plan.

Espero haberte convencido de actuar. Ahora quiero darte cuatro pasos para comenzar a trabajar en tu crecimiento personal como líder y visionario.

Paso 1 — Identifica un enfoque

El primer paso para desarrollar un plan de crecimiento personal es identificar una o más áreas de enfoque estratégico entre todas las áreas de crecimiento. Estos pasos te ayudarán a enfocarte:

Oración — Pídele a Dios que te muestre qué áreas de tu vida debes poner como prioridad para crecer.

Retroalimentación — Pregúntale a personas claves y de influencia en tu vida que te digan en qué áreas piensan ellos que debes crecer.

Misión — Mira tu misión de vida y define qué aspectos necesitan desarrollarse primero.

Capacitación — Evalúa si hay áreas donde necesitas capacitarte para poder alcanzar tus metas.

Roles — Analiza tus roles en la vida. Cada persona tiene diferentes roles en su vida. Estos pasos te ayudarán a priorizar y planear tu crecimiento en cada uno de ellos.

1. Escribe una lista de tus roles (madre, hijo, jefe, empleado, líder, amigo, esposa, etc.)
2. Ponlos en orden de prioridad y escribe lo que deseas par cada área.
3. Describe tu situación actual en cada rol. Desarrolla tu enfoque empezando por los roles que tengan la mayor prioridad y el deficit más grande.
4. Establece metas para cada rol de vida.

Paso 2 — Establece metas

Una vez tu enfoque es claro, debes establecer metas que cumplan los siguientes requisitos:

Específicas: Necesitas una meta clara, motivante y específica. En lugar de decir “Quiero hacer ejercicio” la meta debe ser “Quiero trotar una hora al día y nadar 20 minutos”.

Medibles: Debes poder medir o evaluar tu progreso hacia tu meta. Por ejemplo, “Quiero leer un libro de liderazgo cada mes” puede evaluarse mensualmente.

Alcanzables: Tus metas deben retarte pero deben poder alcanzarse. Si son imposibles, te vas a frustrar y no vas a progresar. Haz un inventario de tus prioridades, el tiempo que tienes disponible para dedicarles y empieza con unas pocas metas pequeñas. Eso te dará motivación a largo plazo.

Temporales: Debes tener una fecha límite para alcanzar cada una de tus metas. A veces no lo lograrás en el plazo imaginado pero no importa, vuelve a intentarlo.

Paso 3 — Planea y consigue recursos

Plan escrito: Para lograr tus metas debes desarrollar un plan estratégico por escrito. El plan te ayudará a recordar tus metas y a evaluar tu progreso.

Compromiso de tiempo: Nuestras prioridades se vuelven realidad cuando separamos tiempo para ellas todos los días. ¿Cuánto tiempo requieren tus metas y cuánto tiempo les puedes dedicar? Separa ese tiempo en tu agenda ahora mismo.

Recursos: De acuerdo a tu estilo de aprendizaje (visual, auditivo, experiencias, etc.) puedes incluir libros, videos, audios, cursos, conferencias, consejería, viajes, mentoreo.

Apoyo: Todos necesitamos oración, ánimo, apoyo y rendición de cuentas. ¿A quienes le puedes pedir que te ayuden con esos roles en tu plan de crecimiento personal? Involucra a tu cónyuge, personas de la iglesia y otros amigos de confianza.

Paso 4 — Evalúa y modifica

Toma tiempo cada mes y cada trimestre para evaluar tu progreso. Modifica el plan si es necesario y celebra tu progreso.

¿En qué áreas debes crecer y qué vas a hacer hoy al respecto? Comparte tus pensamientos en la sección de comentarios.

Facebook Comments

Vive tus sueños

Recibe el mejor entrenamiento para vivir tus sueños. Enviado a tu correo cada semana.

¡Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This