POR DIEGO PINEDA

¿Alguna vez has fantaseado con viajar en el tiempo hacia el pasado y darte unos consejos a ti mismo? Yo sí. Y es que sería fantástico tener unos tips de sabiduría acerca de qué hacer y qué no hacer en ciertas situaciones. Alguna vez me imaginé lo útil que hubiera sido ese escenario…

En el 2009 me fui con mi esposa y mis hijos a vivir en Canadá, luego de haber trabajado por cinco años para la Universidad de Texas en Galveston, en los Estados Unidos. Por haber trabajado para una universidad estatal y con un muy buen sueldo, las cesantías que había acumulado en esos cinco años llegaban a los veinte mil dólares. Una vez en Canadá, decidimos empezar un negocio de utensilios biodegradables e invertimos los US $20.000 en inventario, importando un container de mercancía desde la China. No te voy a contar toda la historia pero después de un par de años tuvimos que cerrar la compañía y donar gran parte del inventario a una fundación.

Fue en esa época en que vi en las noticias el auge que tenían empresas como Google, Apple y Amazon y el impresionante incremento en el valor de sus acciones en unos pocos años. Por ejemplo, en el 2009 las acciones de Google valían US$170 y para el 2013 valían US$560 (para agosto del 2018 está alrededor de US$1,200). Las de Apple US$11 y US$73 (US$226 en agosto del 2018). Y las de Amazon US$58 y US$398 (más de US$2000 en agosto del 2018).

Gráfico histórico del precio de las acciones de Amazon a enero de 2018.

Ahí fue cuando pensé lo grandioso que sería viajar en el tiempo y decirle a mi yo del 2009 que invirtiera esos US$20.000 en acciones de esas compañías en lugar de invertirlos en la compañía propia. El dinero se hubiera multiplicado en gran manera. Por supuesto, el “hubiera” no existe en realidad. Lo que pasó, pasó.

¿Cómo podría saber una persona común y corriente como yo que estas compañías se valorizarían tanto en unos pocos años? Sin ser un inversionista profesional, sin estar al tanto de las tendencias y la innovación del mercado, no es posible.

Te pongo otro ejemplo. También en el 2008 nació Bitcoin, la primera moneda virtual en el mercado. En el 2010 un Bitcoin tenía valor de seis centavos de dólar. En el 2013 valía más de US $800 y en enero del 2018 llegó hasta US$15.000. Muchos se hicieron millonarios en un instante. Pero la mayoría de nosotros no supimos de la existencia de Bitcoin hasta que ya era muy tarde. ¿Qué tal si hubieras sabido de Bitcoin en el 2009?

Gráfico histórico del precio de un bitcoin en dólares del 2010 al 2018.

La mayoría de la gente no tiene acceso a información financiera de vanguardia que le ayude a invertir sabiamente. A mi me habían enseñado toda la vida que la mejor inversión era en finca raíz, porque nunca perdía su valor. Y pues en el 2006 compré una casa en Texas pero en la recesión económica del 2008 la perdimos cuando perdió su valor con la caída del mercado. Si hubiera tenido otra información, la historia sería diferente.

La razón por la que te digo todo esto es que he encontrado nueva información que tiene mayor potencial que las acciones de Google o Apple. Después de Bitcoin surgieron muchas otras monedas digitales (o criptomonedas) tratando de emular el éxito de Bitcoin. Hoy hay más de 4,000 monedas digitales. Pero en el 2015 surgió en Europa una nueva moneda digital con una tecnología más avanzada que Bitcoin, con mayor seguridad, y con un macro proyecto estratégico, bien pensado y con el propósito claro de ser el medio de pago del futuro y la primera moneda de reserva mundial de uso cotidiano.

Cualquier persona puede acceder a estas monedas digitales en este momento al comprar los cursos de finanzas que ofrece la compañía, pues la idea no es sólo que inviertas y ganes un buen capital de dinero sino que sepas administrarlo bien, con inteligencia financiera.

La moneda inició a 50 centavos de euro en enero 2015 y a septiembre de 2018 está a 26,95 euros. En este momento está en el proceso de salir como moneda pública en los mercados de intercambio y saldrá en enero del 2019. La compañía estima que saldrá a 50 euros pero algunos expertos creen que puede llegar a 200 euros.

Esto es como haber sabido lo que iba a pasar con Bitcoin hace 10 años. Quizás no podamos viajar en el tiempo para invertir con el conocimiento del futuro, pero sí podemos leer las tendencias actuales e invertir para el futuro—porque lo quieras o no, las monedas digitales van a ser el futuro del dinero a nivel mundial.

La pregunta es: ¿tú qué vas a hacer al respecto? ¿ignorarlo, refutarlo o educarte?

Si quieres aprender más, mira estos videos…

¿Quieres hacer parte de la revolución financiera? Escríbenos a través del siguiente formulario para saber cómo unirte a nuestro equipo y encontrar libertad financiera.

Share This