Para descubrir nuestro propósito de vida debemos conocernos a nosotros mismos: nuestras fortalezas y debilidades, nuestros intereses y oportunidades.

Debemos saber dónde estamos para poder decidir hacia dónde vamos. En este artículo hay una autoevaluación que te ayudará a conocerte mejor.

Hay tres tipos de personas cuando se trata de tener un propósito de vida:

1. La gente que no sabe lo que quiere hacer. Estas personas están a menudo confundidas. No tienen una sensación fuerte de propósito ni dirección para sus vidas.

Si están creciendo, no están enfocadas en eso, sino que trabajan irregular y superficialmente en muchas cosas. No pueden alcanzar su potencial porque no tienen idea a qué apuntarle.

2. La gente que sabe lo que quiere hacer pero no lo hace. Estas personas están a menudo frustradas. Cada día experimentan la brecha entre el lugar donde están y el lugar donde quieren estar.

  • A veces no hacen lo que quieren porque les preocupa abandonar otras responsabilidades (como el proveer para su familia).
  • A veces no están dispuestas a pagar el precio para aprender, crecer y avanzar hacia donde quieren llegar.

3. La gente que sabe lo que quiere hacer y lo hace. Estas personas se sienten plenas. Se conocen a sí mismas, son apasionadas, se enfocan en su propósito de vida, crecen en áreas que les ayudan a avanzar y hacen lo que fueron creados para hacer.

10 preguntas que te debes hacer para encontrar tu propósito de vida

1. ¿Te gusta lo que estás haciendo ahora?

Si no te gusta lo que estás haciendo ahora debes examinar por qué. ¿Hay un riesgo que corres en cambiar? Por supuesto, puedes fallar, o no ganar tanto dinero, pero ¿cuál es el riesgo que corres quedándote donde estás?

2. ¿Qué te gustaría hacer?

Hay una conexión directa entre encontrar tu pasión y alcanzar tu potencial. No vas a alcanzar tu potencial haciendo algo que odias.

3. ¿Puedes hacer lo que quieres hacer? 

Debes tener las habilidades para hacerlo, debe ser algo realista. Debes entender cuales son tus talentos únicos y dónde usarlos. Mucha gente desperdicia gran parte de su vida tratando de demostrar talentos que en realidad no tiene. Tu meta debe ser no desperdiciar tu vida. Descubre lo que te hace único y disciplínate para desarrollarlo.

4. ¿Sabes por qué quieres hacer lo que quieres hacer?

Cuando haces algo con la motivación correcta, tendrás fortaleza cuando hayan dificultades, tendrás relaciones positivas (pues no dejarás que personas con agendas egoístas se involucren), y tendrás una visión más clara y paz interna. Encuentra tu gran por qué.

5. ¿Sabes lo que tienes que hacer para poder hacer lo que quieres hacer?

Para pasar de lo que estás haciendo ahora a donde quieres llegar, debes pasar por un proceso. Estos son los pasos:

  • Sé consciente de las decisiones que te están apartando del destino que deseas y se consciente de cada decisión que tomas hoy para que puedas tomar mejores decisiones en el futuro.
  • Comienza. Los líderes exitosos son los que buscan las circunstancias que quieren y si no las pueden encontrar, las crean, eso significa tomar iniciativa y hacer algo específico cada día que te acerque a tu meta.
  • Rendir cuentas. Cuando rendimos cuentas a otra persona, nos motivamos a completar las tareas. Una manera de hacer esto es hacer nuestras metas de conocimiento público.
  • Atracción. Cuando hacemos los pasos anteriores empezamos a atraer gente que piensa como nosotros, porque quienes somos es quienes atraemos.

6. ¿Conoces personas que hacen lo que te gustaría hacer?

Si has descubierto lo que quieres hacer, comienza a buscar a personas que hacen lo que quieres hacer y lo hacen con excelencia para aprender de ellos.

7. ¿Deberías hacer lo que quieres hacer con ellos?

Si encuentras un mentor potencial, las siguientes cosas son tu responsabilidad.

  • Debes ser enseñable.
  • Debes estar preparado para el tiempo que pases con el mentor.
  • Haz buenas preguntas.
  • Demuestra lo que has aprendido de ellos.
  • Rinde cuentas de lo que has aprendido.

8. ¿Estás dispuesto a pagar el precio para hacer lo que quieres hacer?

Tomar los pasos necesarios para vivir nuestros sueños y hacer lo que queremos hacer es trabajo duro, tenemos que hacer sacrificios, continuar aprendiendo, creciendo y cambiando.  La diferencia entre los líderes y los seguidores es que los líderes están dispuestos a pagar ese precio.

9. ¿Cuándo puedes empezar a hacer lo que quieres hacer?

La mayoría de las personas respondería esta pregunta diciendo “algún día”. Pero, ¿por qué no ahora?. Quizás no estés preparado, pero si esperas a estar preparado, tal vez nunca lo hagas. Sólo se está listo cuando se empieza.

10. ¿Cómo será cuando puedas hacer lo que quieras hacer?

Primero será diferente a como lo has imaginado. Va a ser mucho mejor. También va a ser más difícil de lo que has imaginado, te puede llevar más tiempo del que esperas y va a haber muchas demandas en tu vida y vas a seguir pagando el precio. Pero cuando haces lo que fuiste creado para hacer, vas a sentirte satisfecho.

¿Tienes un plan para tu vida?

Aprende más sobre tu propósito en la vida en nuestro curso online Cómo Hacer un Plan de Vida. En este curso aprenderás cómo desarrollar tus metas de vida y descubrir tus pasiones y talentos para que tengas una dirección clara y un plan para alcanzarlas.

Facebook Comments

Vive tus sueños

Recibe el mejor entrenamiento para vivir tus sueños. Enviado a tu correo cada semana.

¡Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This