Innovación empresarial, innovación tecnológica, innovación social. Sea como sea, la palabra innovación se ha convertido en un concepto omnipresente en las misiones de las compañías de hoy.

¿Pero qué significa innovación realmente? ¿Será suficiente quedarnos con la definición de Wikipedia que dice que innovación se refiere a aquel cambio que introduce alguna novedad o varias?

Si nos quedamos con esa definición, podríamos decir que sacar productos con un nuevo color es innovar. Pero no lo es.

 

La innovación es hacer algo diferente a todos los demás

Si eres un buen observador, te darás cuenta que las compañías que experimentan un crecimiento masivo y que hacen una diferencia en sus industrias y en la sociedad, son aquellas que hacen las cosas de manera diferente.

Estas compañías buscan crear nueva demanda o expandir mercados en lugar de pelearse con la competencia por los mercados existentes. Sus productos llaman la atención y la gente no puede dejar de hablar de ellos, pues capturan su imaginación y los inspira.

La diferencia está en que estas compañías no buscan una simple mejora gradual a un producto existente (como simplemente vender un teléfono con más megapixeles en su cámara). No se conforman con escuchar a los clientes y darles las “mejoras” que piden. Estas compañías buscan inspirar y sorprender a sus clientes, dándoles más de lo que soñaban posible, proveyendo nuevas habilidades con productos de calidad.

Hay una frase atribuida al inventor del automóvil Henry Ford: “Si le hubiera preguntado a la gente lo que quería, me hubieran dicho que caballos más rápidos.” Y esa misma actitud la tuvo Steve Jobs, cuando inventó el iPod y el iPhone, algo que salió de su mentalidad innovadora, no de los métodos tradicionales.

Estas compañías diferentes no compiten con otros, simplemente se enfocan en hacer lo que hacen con excelencia, 10 veces mejor que nadie más, y logran que sus competidores se vean infinitamente inferiores.

De hecho, más que enfocarse en mejorar su producto, se enfocan en mejorar el futuro, en transformar su industria.

¿Cómo es posible encontrar esas idea transformadoras que nos pueden hacer diferentes como emprendedores?

 

Para lograr la innovación, hay que comenzar por cambiar la mentalidad

Todo comienza con una mentalidad de innovación. Esa mentalidad nos lleva a querer encontrar soluciones significativas que tengan un impacto en el mundo, no simplemente hacer dinero vendiendo baratijas.

Cuenta la historia popular que cuando los fundadores de Google emprendieron su buscador, se dijeron a sí mismos que su producto iba a cambiar el mundo. Y así fue — el mundo no sería lo que es hoy sin el legado de Google.

Un emprendedor con mentalidad de innovación creará soluciones radicalmente mejores (10 veces mejores) para cada función de su negocio (mercadeo, ventas, administración y servicio al cliente) y no solamente en la definición del producto o en la visión de la empresa.

Hace poco leí un artículo de un ex-empleado de Airbnb quien exaltaba la cultura de innovación de esa empresa. El autor cuenta que una vez escuchó a uno de los fundadores de la compañía hablar con uno de los diseñadores al comienzo de Airbnb, instándolo a crear un «sitio web como la internet nunca antes lo había visto.”

Esa visión de ser diferente y crear un impacto permea todo lo que hace Airbnb, hasta el diseño de su sitio web. No es sorpresa entonces que Airbnb esté amenazando la industria hotelera.

Todo este proceso no se da por azar o inspiración, sino que requiere el uso de métodos creativos para la generación de ideas. A continuación voy a describir algunos de estos métodos.

Métodos para lograr la innovación empresarial

Todos podemos ser emprendedores innovadores, solamente tenemos que pensar por fuera de lo común y ser creativos. He aquí algunos ejercicios prácticos para encender tu creatividad.

 

1. Deja fluir tu creatividad con una lluvia de ideas

Los cuadernos de Thomas Edison estaban llenos de ideas locas para inventos. Una entrada del 3 de enero de 1888 tenía más de 100 ideas: un compresor de nieve, seda artificial, marfil sintético, y un piano eléctrico entre otras.

Una lluvia de ideas calla al crítico interno y nos conecta con la creatividad. Además, nos ayuda a descubrir nuestras pasiones, pues si lo hacemos por un buen rato, emergerán patrones más profundos. Puede que descubras una pasión fuera de tu profesión o habilidades. Y eso está bien. Muchas empresas exitosas comenzaron con personas que no sabían nada del tema. De hecho, por no tener tanta información, pudieron tener innovaciones originales. La cantidad lleva a la calidad.

La historia de Airbnb es una gran ilustración, pues sus fundadores, Joe Gebbia y Brian Chesky, no tenían experiencia en la industria hotelera. Un día, este par de amigos recibió la noticia de que la renta de su apartamento en San Francisco subiría un 25 por ciento. Eran recién graduados de la escuela de diseño y no tenían los ingresos suficientes para pagarla.

Mientras miraban el sitio web de una conferencia de diseño industrial en San Francisco a la que iban a asistir, notaron un aviso que decía que las habitaciones de hotel en la ciudad estaban agotadas. Observando su sala, se dieron cuenta que tenían espacio para hospedar personas pero no tenían camas extra. Yo tengo una cama de aire en mi closet, dijo uno de ellos.

Así surgió la idea. Inflaron la cama, pidieron otras dos prestadas y soñaron con la experiencia que podrían darle a sus huéspedes: recogerlos en el aeropuerto, prepares desayuno, poner una menta en su almohada. Ese fue el nacimiento de Airbnb.

Luego de la primera experiencia positiva, decidieron animar a otros a hacer lo mismo y se pusieron en la tarea de lanzar su sitio web. El resto es historia. Nada mal para un par de diseñadores sin experiencia en hotelería.

Actividad

Toma una hoja en blanco y escribe entre 30 y 50 ideas de un negocio que podrías empezar o un nuevo producto para tu negocio existente. Escribe sin analizar las ideas no pensar si son factibles o no.

  • Pueden ser ideas genéricas y no específicas.
  • Puede ser una lista de áreas que quieres explorar. Por ejemplo: una app educativa, un servicio de comidas saludables, artesanías, cursos en línea, algo con animales, deportes extremos, etc.
  • Deja fluir tu creatividad.

 

2. Soluciona un problema de una manera novedosa

Dicen que Facebook nació porque Mark Zuckerberg no conseguía novia. Ese era su problema. Y creó el directorio de estudiantes en su universidad para poder comparar a las chicas.

El simple hecho de hacerte consciente de los problemas cotidianos que te aquejan, puede generar ideas innovadoras. Pregunta todo el tiempo, ¿cuál es el problema aquí? Y luego busca la solución.

Una vez te acostumbres a pensar en términos de soluciones, comienza a pensar en problemas fuera de tu cotidianidad y en esferas de impacto mundial y a largo plazo. De ahí es que surgen las ideas realmente innovadoras.

Mira este video de Peter Diamandis para hallar inspiración en la búsqueda de soluciones a problemas grandes.

Ahora veamos tres clases de creativos a la hora de solucionar problemas.

Colibríes—transportan soluciones que funcionan en un área y las aplican en otra, a menudo con un cambio.

Los colibríes transportan polen de una flor a otra. Como emprendedor puedes transportar soluciones de un lado a otro, ya sea industria o locación geográfica.

Por ejemplo, Howard Schultz, el fundador de Starbucks, se inspiró en los cafés que vio en Italia y lo transplantó a los Estados Unidos. Empezó con un espresso bar llamado Il Giornale, idéntico a lo que vio en Italia con los meseros de corbatín y opera como música de ambiente. Pero a sus clientes en Seattle, no les gustó. Entonces cambió el concepto: jazz y blues reemplazaron la ópera; y añadió sillas y mesas para que la gente trabajara en sus portátiles mientras se tomaban el café.

Los colibríes identifican un concepto que funciona y lo enchufan en otra parte. Examinan cómo y por qué funcionó inicialmente y qué similitudes o diferencias harán que funciones de nuevo.

Arquitectos—reconocen brechas y las llenan con lo que falta. Ven problemas y diseñan nuevos productos o servicios que satisfagan las necesidades no cumplidas.

Los arquitectos comienzan por ver lo que no existe. En lugar de enfocarse en soluciones existentes, buscan lo que falta. Escuchan el silencio y ponen atención a lo que otros ignoran. Cuando detectan una pequeña anomalía, preguntan “¿por qué?»

Integradores—mezclan conceptos existentes para obtener resultados nuevos y diferentes, se inventan nuevos caminos uniendo cosas opuestas. Ejemplos comunes son el glamping o las camionetas de lujo.

¿Cuál de esos eres tú? 

Actividad

Encuentra 20 problemas hoy, no pienses en la soluciones todavía. Pueden ser problemas grandes o pequeños.

  • Para negocios, los problemas pueden ser: los consumidores no notan nuestros productos, el costo de producción es muy alto, la gente no está dispuesta a pagar lo que cobramos…
  • Para individuos, los problemas pueden ser: se me seca la boca por la noche, tengo mal aliento, no me gusta tener que ir a mercar, etc.

Lee la lista de 20 problemas y empieza a generar ideas. Pueden haber varios tipos de soluciones para un solo problema. Y un problema te puede crear otros….

 

3. Cuestiona las suposiciones y reinventa un producto

Muchas veces no hay innovación porque nos acostumbramos a ver las cosas de la misma manera de siempre. Pero si en lugar de aceptar las creencias preestablecidas que tenemos acerca del mundo y las cosas que encontramos, intentamos mirar todo eso desde una nueva perspectiva, lograremos innovar.

Por ejemplo, cuestionarnos todas las suposiciones acerca de una silla (que es para sentarse, que tiene cuatro patas que es cómoda), nos puede llevar a crear sillas sin patas, sillas sin espaldar, sillas para estar de pie, sillas incómodas para que la gente no se siente mucho tiempo (en un restaurante de comidas rápidas, por ejemplo) y mucho más.

 

Actividad

Escoge un producto o servicio de un área que te interese y escribe 20 presuposiciones que tienes al respecto. Luego cuestiona esas presuposiciones y crea tres ideas de negocio inspirado en ese cuestionamiento.

 

Es tiempo de innovar

Empezar un nuevo negocio o lanzar un nuevo producto o servicio es algo que la gente hace todos los días. Pero más del 90% de las empresas que salen al mercado cierra en uno o dos años.

Por eso es tan importante innovar y hacerlo ahora. Usa las ideas en este blog para comenzar a generar ideas hoy mismo.

¿Tienes preguntas o experiencias acerca de la innovación empresarial? Escribe en los comentarios y comparte tus pensamientos.

¿Estás listo para emprender?

Únete a otros emprendedores alrededor del mundo en nuestra Escuela de Emprendimiento e Innovación y recibe todas las herramientas que necesitas para llevar tu idea de negocio a la realidad — o si ya tienes un negocio, aprenderás cómo llevarlo al siguiente nivel.

Facebook Comments

Vive tus sueños

Recibe el mejor entrenamiento para vivir tus sueños. Enviado a tu correo cada semana.

¡Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Abrir chat