¿Qué es el liderazgo?

El liderazgo es influencia. El liderazgo es la habilidad de obtener seguidores.

¿Quieres saber si eres un líder? Mira detrás tuyo para ver si hay gente siguiéndote.

Los líderes son gente que van para algún lado y son capaces de convencer a otros de que los sigan. No sólo es tener influencia en otros sino la calidad de esa influencia—debe ser positiva y trascender posición o títulos.

Según Andy Stanley, hay cinco características especiales que todo líder debe tener.

1. Habilidad: Los líderes deben canalizar su energía hacia aquellas áreas de liderazgo en las que tienen una mayor probabilidad de sobresalir.
2. Valentía: El líder no siempre es la persona más creativa o inteligente del equipo. No es necesariamente la primera persona en identificar una oportunidad. El líder es quien tiene la valentía de iniciar, de dar el primer paso y avanzar.
3. Claridad: Cuando hay incertidumbre se requieren lineamientos claros de aquellos en el liderazgo. La incertidumbre puede paralizar a la gente. Pero un líder debe aprender a ser claro incluso cuando no tiene certeza.w
4. Coaching: Puedes ser bueno, incluso mejor que todos. Pero sin un coach nunca alcanzarás todo tu potencial.
5. Carácter: Puedes liderar sin carácter pero no serás un líder que valga la pena seguir. El carácter le da a un líder la autoridad moral necesaria para reunir la gente y los recursos necesarios para llevar a cabo su misión.

Para ser un gran líder, debes tener autoconfianza

Los grandes líderes no dudan acerca de sí mismos o de sus convicciones. Nadie puede vivir en un nivel que no es consistente con la manera en que se ve a sí mismo. Si alguien se ve a sí mismo como un perdedor, va a encontrar la manera de perder—cada vez que su éxito sobrepase su seguridad, el resultado es la auto-destrucción.

Los líderes inseguros son peligrosos (para sí mismos, sus seguidores y las organizaciones que lideran) porque una posición de liderazgo amplifica los defectos personales. Cualquiera que sea la carga negativa que lleves en tu vida, se va a hacer más pesada de llevar cuando estés liderando a otros.

Para mejorar en tu autoconfianza haz lo siguiente:

1. Conócete a ti mismo. Si eres la clase de persona que no eres consciente de ti misma, toma tiempo para aprender de tu personalidad. Toma un test de personalidad, pregúntale a tres personas que te conozcan bien que te digan cuáles son tus tres fortalezas principales y tus tres debilidades principales. No te defiendas cuando te las digan sino que reflexiona luego en lo que te dijeron.

2. Dale el crédito a otros. Si ayudas a otros y reconoces sus contribuciones, los vas a ayudar en sus carreras o ministerios, vas a levantar su confianza, mejorar la organización y te van a ver como un líder efectivo.

3. Busca ayuda. Si no eres capaz de superar los sentimientos de inseguridad por ti mismo, busca ayuda. Encuentra la raíz de tu inseguridad en un proceso de consejería o sanidad interior, por tu bien y el de los demás.

4. Desarrolla amistades con personas confiadas. Rodéate de gente que cree en ti y te anime a alcanzar tu potencial.

5. Cuenta tus victorias. Piensa en lo que has logrado hasta ahora y usa eso para motivarte a seguir adelante y tomar riesgos.

6. Deja de compararte con otros. Siempre que te comparas pierdes confianza.

7. Encuentra una cosa en la que eres muy bueno y especialízate en eso. Encuentra tu talento, tu habilidad única que Dios te dio y enfoca tu tiempo en ser un experto en esa área.

No dejes que la inseguridad se robe tu potencial como líder.

La comunicación en el liderazgo

Los grandes líderes no solamente comunican sus ideas sino que saben conectar. Conectar es la habilidad de identificarse con la gente y relacionarse con ella de una manera que aumenta tu influencia sobre ella. Esto es importante porque la habilidad de comunicarse y conectar con otros es un factor determinante para alcanzar tu potencial. Para ser exitoso, debes trabajar con otros. Y para eso debes aprender a conectar.

Principios de Conexión

1. Enfócate en los otros.
Las personas que no conectan se ven a ellos mismos como el centro de la conversación. Los buenos maestros, líderes y conferencistas no se ven a ellos mismos como expertos con audiencias pasivas que tienen que impresionar. Se ven como guías y ayudan a otros a aprender. Cuando quiero conectar con alguien, debo enfocarme en esa persona, no en mi mismo.

2. Expande tu vocabulario de conexión más allá de las palabras
La comunicación cara a cara tiene tres componentes: palabras, tono de voz y lenguaje corporal. En situaciones donde se comunican sentimientos y actitudes:

  • Lo que decimos vale solamente el 7% de lo que la gente cree
  • La forma en que lo decimos vale el 38%
  • Lo que los demás ven vale el 55%

Cuando incluimos nuestros pensamientos, emociones y acciones en nuestra comunicación, vamos a tener convicción, pasión y credibilidad.

3. Dirige tu energía a conectar
Si quieres conectar con alguien debes ser intencional al respecto y ese siempre requiere energía. No significa que debas ser extrovertido o estar hiperactivo. Significa que debes usar la energía que tienes para enfocarte en otros y relacionarte con ellos.

¿Cuáles son las habilidades prácticas que te ayudarán a conectar?
  • Encontrar elementos en común
  • Comunicarse de manera sencilla
  • Capturar el interés de las personas
  • Inspirar a los demás
  • Ser auténtico

 

Estilos de Liderazgo

Bill Hybels describe 10 tipos de liderazgo en su libro Liderazgo Audaz. Es importante reconocer tu propio estilo de liderazgo y ver si encaja con las necesidades de tu organización para saber si debes cambiar de lugar o debes rodearte de personas con estilos de liderazgo complementarios.

1. Liderazgo Visionario

Tienen una imagen clara del futuro y a donde quiere llegar. Son apasionados e idealistas y comunican la visión constantemente y con claridad. Llevan la visión, la proyectan, atraen gente a la visión e morirán intentando alcanzarla. Pueden o no tener la capacidad de formar equipos o administrar las metas para lograrlo—por eso deben encontrar gente con esas capacidades si no las tienen ellos mismos.

2. Liderazgo Direccional

Tienen la habilidad para escoger el camino correcto cuando se encuentran en una intersección crítica (un momento de cambio o expansión, de decisiones difíciles). Pueden no tener otras habilidades de liderazgo, pero hay una sabiduría especial que los hace importantes.

3. Liderazgo Estratégico

Tienen la habilidad de tomar una visión y dividirla en una serie de pasos secuenciales y alcanzables, lo que permite que la organización logre su misión. Es capaz de unir los diferentes subgrupos y enfocarlos en el logro de la visión.

4. Liderazgo Gerencial

Tienen la habilidad de organizar personas, procesos y recursos para lograr una misión. Ponen orden al caos y vigilan minuciosamente los procesos, estableciendo marcadores para medir el progreso.

5. Liderazgo Motivacional

Tienen la habilidad de mantener entusiasmados a sus compañeros de equipo. Saben quién necesita reconocimiento público y quién necesita una palabra privada de ánimo. Celebra los logros y le recuerda a la gente que son importantes para la causa.

6. Liderazgo Pastoral

Levantan con amor al equipo, nutre con bondad a las personas, los apoya siempre, los escucha con paciencia y ora por ellos. Crea un sentido de comunidad, con un enfoque en las personas más que en la visión.

7. Liderazgo forjador de equipos

Tienen la habilidad de encontrar y desarrollar con éxito las personas correctas con las habilidades, carácter y química correctos. Y saben cómo poner esas personas en las posiciones correctas, por las razones correctas, liberándolas para producir los resultados correctos.

8. Liderazgo Empresarial

Estos líderes tienen que estar haciendo algo nuevo todo el tiempo o pierden la motivación y la energía. Como el apóstol Pablo, comienzan una iglesia o ministerio y cuando lo tienen marchando bien, buscan algo nuevo para hacer.

9. Liderazgo de Reconstrucción

Son exitosos en ambientes donde las cosas van mal y llegan para darles un giro. Tienen la capacidad de saber qué hacer para revitalizar y encarrilar una organización que perdió el rumbo.

10. Liderazgo de construcción de puentes

Son diplomáticos que unen diferentes grupos y organizaciones para que trabajen juntos. Son capaces de suplir las necesidades de diferentes subgrupos en su organización, negociando y conciliando hasta que todos trabajen por la misión global.

¿Te identificas con alguno de estos estilos de liderazgo? ¿Cuál le hace falta a tu organización para complementar el tuyo?

Cómo identificar líderes potenciales

El éxito de toda organización depende de la calidad de su liderazgo. Si eres el líder principal o un alto mando en tu organización, es tu responsabilidad crear un ambiente donde se desarrollen líderes. La primera tarea es identificar líderes potenciales. Estas son las 10 características que debemos buscar en estos líderes potenciales:

1. Carácter. Nunca pongamos a nadie en el liderazgo que tenga fallas grandes en su carácter porque le hará daño a la organización. Cosas que nos pueden indicar problemas de carácter son:

  • La persona no toma responsabilidad por sus acciones o circunstancias.
  • No cumple sus promesas u obligaciones.
  • No es capaz de hacer las cosas en el tiempo asignado.
  • No trata bien a los demás y tiene problemas o peleas con la gente constantemente.
  • No es capaz de controlar sus emociones.

2. Influencia. Los líderes son gente que van para algún lado y son capaces de convencer a otros de que los sigan. No sólo es que tenga influencia en otros sino a calidad de esa influencia—es positiva y trasciende posición o títulos.

3. Actitud positiva. Busquemos personas que no se rinden fácilmente y que tienen una mentalidad de que sí se puede.

4. Excelente don de gente. Esto significa que la persona tiene un interés genuino por los demás, tiene la habilidad de entender a la gente, y una de sus prioridades es tener interacciones positivas con los demás.

5. Talentos evidentes. Mirar si la persona tiene la capacidad y el talento para realizar el trabajo que se va a requerir dentro de la organización.

6. Buenos antecedentes. La persona ha tenido logros en sus trabajos o posiciones de liderazgo anteriores. No es una persona mediocre.

7. Confianza. La gente no sigue a un líder que no cree en sí mismo. La autoconfianza atrae a otros. Igualmente la persona debe ser capaz de infundir confianza en otros a su alrededor.

8. Auto disciplina. Los grandes líderes, sin excepción, son personas disciplinadas. Son capaces de fijarse metas a corto y largo plazo, tienen un plan para alcanzar esas metas, tienen un deseo fuerte que los motiva a alcanzarlas, y están dispuestos a pagar el precio necesario (pues la disciplina requiere trabajar duro hoy en lo que no me gusta para ver los resultados mañana).

9. Comunicación efectiva. Sin la habilidad de comunicarse, un líder no puede impartir su visión efectivamente ni hacer que la gente actúe sobre esa visión. Las siguientes son algunas características de un buen comunicador:

  • Un interés genuino en la persona con la que está hablando.
  • Habilidad de enfocarse en otros y no en ellos mismos.
  • Habilidad de comunicarse con todo tipo de personas.
  • Mira a los ojos a las personas con quien habla.
  • Sonríe cálidamente

10. No se conforma con el estatus quo. Está dispuesto a ser diferente y tomar riesgos, no está contento con el estado actual de las cosas sino que tiene visión de lo que puede ser. Es una persona que siempre busca soluciones.

Una vez identifiquemos líderes potenciales, debemos nutrirlos, creyendo en ellos, animándolos, compartiendo con ellos y confiando en ellos. Debemos servir de modelo de liderazgo y mostrarles cómo se hacen las cosas. A veces eso significa darles de nuestro tiempo y ser transparentes con ellos.

10 pasos para equipar líderes potenciales

En la sección anterior describí 10 características que yo busco en la gente en mi organización para identificar si son líderes potenciales. Una vez los identifico, la tarea es equiparlos. Equipar líderes no es algo que se logra en una clase. Es un proceso continuo.

Los siguientes son 10 pasos para equipar líderes potenciales.

1. Desarrolla una relación personal con ellos. Escucha sus historias, muestra un interés genuino, descubre cuáles son sus metas, sueños y su temperamento. Gánate su corazón.

2. Comparte tu sueño con ellos. Diles para donde vas y por qué.

3. Pídeles compromiso. Asegúrate que sepan lo que les va a costar ser líderes.

4. Establece metas de crecimiento. Dales objetivos claros y desarrolla un plan para alcanzarlos.

5. Comunica las cosas básicas. Sé específico en las responsabilidades básicas que ellos van a tener, como una descripción de las 4 a 6 funciones principales que van a desarrollar. Aclara qué autoridad tienen y a quién le deben rendir cuentas.

6. Haz el proceso de entrenamiento de cinco pasos: Yo modelo, yo mentoreo, yo monitoreo, yo motivo y yo me multiplico.

  • Paso 1: Yo modelo. Yo hago el trabajo y la otra persona observa.
  • Paso 2: Yo mentoreo. Yo hago el trabajo y la otra persona me ayuda. Explico el cómo y el por qué de cada paso.
  • Paso 3: Yo monitoreo. La otra persona hace el trabajo y yo ayudo y corrijo.
  • Paso 4: Yo motivo. La otra persona hace el trabajo y yo observo y animo.
  • Paso 5: Yo me multiplico. La otra persona le enseña a alguien más a hacer el trabajo.

7. Dales los tres elementos esenciales: responsabilidad, autoridad y rendición de cuentas.

8. Dales las herramientas que necesitan. Equipos, libros, conferencias, recursos, etc.

9. Hazles un seguimiento sistemático. Con regularidad diles lo que están haciendo bien y lo que están haciendo mal. Determina si están progresando.

10. Realiza reuniones periódicas de capacitación. En estas reuniones explica de nuevo la visión, provee buen contenido y conecta con ellos personalmente.

Cómo formar un gran equipo de líderes

Así como la selección de fútbol de un país está compuesta por los mejores jugadores (o aquellos con el mejor rendimiento), convocados por un entrenador, como líderes debemos formar un equipo con las personas con mejor rendimiento en nuestra organización.

¿Pero cómo sabes si tu equipo de líderes está alcanzando tu potencial? A continuación vamos a describir 10 cualidades de un gran equipo de líderes.

1. Los miembros se interesan por los otros y se cuidan entre ellos. Para esto es bueno formar relaciones, haciendo actividades juntos por fuera del contexto del trabajo.

2. Los miembros del equipo saben lo que es importante. El equipo debe funcionar como una sola unidad, en donde todas las partes tienen una meta y propósito en común. Esto se logra cuando cada miembro sabe lo que es importante para el equipo. Por ejemplo, en un equipo de fútbol lo importante es meter goles. En un equipo de ventas lo importante es vender. El líder debe identificar lo que es importante para el equipo y comunicarlo a los miembros.

3. Los miembros del equipo se comunican entre ellos. Si no hay comunicación, las tareas no se hacen o se duplica el trabajo. Debe haber un ambiente donde la gente pueda hacer sugerencias e ideas sin temor a ser regañado o callado.

4. Los miembros del equipo crecen juntos. El líder es responsable por planear el crecimiento del equipo, asegurarse de que su gente crezca personal y profesionalmente (y que lo hagan juntos). Por ejemplo, pueden tener capacitaciones como equipo, trabajar en grupos pequeños en proyectos que requieran aprender algo nuevo, o enviar a algunos a conferencias y seminarios para que luego enseñen lo aprendido a los demás.

5. Los miembros del equipo encajan unos con otros. Se conocen bien y valoran las fortalezas de los demás. Se respetan y confían mutuamente. Cada miembro es capaz de reconocer qué cosas los demás hacen mejor que ellos y permiten que lo hagan.

6. Los miembros del equipo ponen sus derechos personales por debajo del mejor interés para el equipo. Esto es posible por la confianza que se tienen. Para que puedan trabajar en equipo deben creer sinceramente que el valor del éxito del equipo es mayor que el valor de sus intereses individuales. Si se aman unos a otros y el líder ha comunicado efectivamente la visión de lo que es importante, los miembros van a reconocer que su éxito personal viene del éxito del equipo. Además debe haber un ambiente donde el líder y los miembros motiven y recompensen el sacrificio personal.

7. Cada miembro cumple un rol especial, por lo que se siente especial y trabaja de forma especial. Ese rol debe ser acorde con sus fortalezas (así sus talentos son maximizados). Lo importante es que los miembros asuman roles que contribuyan a las metas y necesidades de la organización pero que vayan acorde a sus talentos. Los líderes deben reconocer los roles que deben ser asignados para cumplir las metas y cuando hayan funciones vacías, asignarlas.

8. Un equipo efectivo tiene una buena «banca». Debe haber gente lista y preparada para cuando se necesiten y así otros puedan descansar.

9. Los miembros saben dónde está parada la organización respecto a sus metas y lo que hace falta para lograrlas. Esto requiere que la información esté disponible y la visión sea clara.

10. Los miembros están dispuestos a pagar el precio. Eso significa que están dispuestos a invertir tiempo y energía, a rendir cuentas a sus líderes y a renunciar a ciertos privilegios y placeres. Esto requiere dedicación y compromiso.

Tener un gran equipo de líderes no se logra de la noche a la mañana, sino que requiere esfuerzo y disposición por parte del líder y los miembros—pero las recompensas valen la pena. Las grandes cosas en la vida no se logran solas sino con un equipo de personas.

Vive tus sueños

Recibe el mejor entrenamiento para vivir tus sueños. Enviado a tu correo cada semana.

¡Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Abrir chat